Shakia Stewart, 28

Ser condescendiente tiene muchas connotaciones negativas: te convences rápidamente, eres fácilmente manipulable, sentimental o débil, pero definitivamente yo pienso que es algo positivo. Quizás mientras más segura de ti misma eres, más condescendiente puedes ser. Sabes que eres fuerte así que no tienes por qué demostrarlo con dureza. Puedes ser condescendiente y fuerte.

"No crecí como los demás. Soy mitad jamaiquina y mitad inglesa, y las princesas Disney con las que jugaba no eran como yo. Estaba horas tratando de cambiar mi aspecto pensando que encajaría de alguna manera. Es extraño pensar que en el momento en que acepté quien era me di cuenta de que hay mucha presión por encajar en una forma de belleza. Cuando eres feliz y sonríes, no importa lo que estés usando, eso para mí es la belleza". - Shakia, 28
@Dove

Antes sentía que tenía que simular ser inflexible, en especial cuando recién comenzaba a trabajar. Pensaba que al no mostrar emoción probaría que era fuerte y capaz. Ahora me siento más segura conmigo misma y no tengo que simular ser inflexible. Puedo ser agradable, estar sonriente e incluso a veces hacer alguna tontería en el trabajo, pero igual ser autoritaria y respetada, y hacer un gran trabajo.

Para mí, ser condescendiente en relación con la belleza es natural. Realmente no trato de cambiar mi aspecto, aunque cuando era más joven pasaba demasiado tiempo alisándome el cabello. Es raro pensar en eso ahora porque la gente no me reconoce si no tengo mi cabello al natural. Mi cabello estilo africano y rizado es una gran parte de mí. 

Si bien resalto ciertos rasgos, como usar máscara para alargar mis pestañas, aparte de eso, solo me alimento bien, hago ejercicio y cuido mi piel, y me siento más segura en mi estado natural. Pienso que eso me hace ver más condescendiente porque no uso una máscara en todo el rostro, es más orgánico y real en vez de falso y forzado.