Marlyee Copeland, 28

Al ir creciendo, tenía baja autoestima por a forma en que me veía. Aunque mi madre me decia qué era linda, otras fuentes me estaban alimentando una historia muy diferente. Soy  origen mixto (mi madre es británica blanca, mi papá es jamaicano de color) y crecí en un pueblo suburbano, de mayoría blanca, por lo que en la guardería no tenía la misma piel color como las muñecas jugaba con, en la escuela primaria ciertamente no tenía la misma textura del pelo como las chicas de los libros que leía y a la personas de secundaria que eran considerados como modelos no se veían como yo.

"Cuando era más joven, pasé mucho tiempo haciendo todo lo posible para lograr los estándares de belleza inalcanzables; alisaba mi pelo, mis cejas, ponerme maquillaje. Recuerdo que decepsionada mi madre estaba la primera vez me alise el pelo. Ella solía decirme era hermosa cada dia tal cual como era, y eso me ha dado tanta confianza a ser quien soy hoy"- Marlyee, 28
@Dove

Constantemente intentaba alterar la forma en que me veía. Un amigo me dijo una vez: 'Debes hacer esforzarte más y usar más maquillaje, de tal manera que los niños te miren más'. Así, durante años, pasaba horas alisado mi pelo y desastrosamente usar pinzas en mis cejas – todo en un intento por encajar en esta idea inalcanzable de la belleza.

El punto de inflexión para mí fue cuando me dieron mi primer trabajo en un club para niños después de clases. Allí, me di cuenta de que las niñas tan jóvenes de 5 de edad empezaban a desarrollar sus propias inseguridades acerca de la forma en que veían, cuando para mi todos y cada uno de ellos era genial dentro y por fuera. Este trabajo me ha ayudo a redefinir lo que creo que es la verdadera belleza. Me ha ayudado a darme cuenta de lo que es realmente importante. No estoy aquí para complacer a los ojos de los demás.  Como mujeres, siempre vamos a tener estándares de belleza poco realista por los poderes que sean, por lo que creo que necesitamos ser el cambio que queremos ver desafiando lo que se construye para nosotros y redefinir qué realmente significa la belleza real.