Skip to content
Baby Dove baby bath routine
Baby Dove baby bath routine

Establecer la rutina de baño para tu recién nacido

Sin dudas, los primeros días en casa con tu recién nacido van a generar recuerdos especiales, pero es posible que también presenten algunos desafíos, como el primer baño del bebé. ¿Cuál es la mejor técnica para bañar a un recién nacido? Pronto vas a descubrir qué funciona mejor para vos y a establecer una rutina, pero mientras tanto, acá hay algo de inspiración de otros padres primerizos para ayudarte a lograrlo.

Con un recién nacido chiquito y movedizo, y toda esa agua resbaladiza y con jabón, es fácil entender por qué el primer baño del bebé puede ser inquietante. Igual, para muchos papás el momento del baño del bebé es uno de los mejores del día, y a medida que tomes confianza, cada baño te va a resultar más fácil. Antes de darte cuenta, habrás dominado una rutina para el baño que funciona para tu familia. No hay una forma correcta o incorrecta de hacerlo, sino que hay distintas cosas adecuadas para distintos bebés, como lo demuestran estas experiencias de mamás y papás:

  • 1

    Hacelo a tu ritmo.

    Si al principio el primer baño del bebé parece demasiado para vos y tu chiquito, no hace falta que te apures. Los recién nacidos no necesitan bañarse enseguida, así que podés hacer lo que sea mejor para ustedes dos. Si al bebé le gusta estar en el agua, excelente, pero también hay otras opciones, como cuenta Junaid, empleado de baby Dove y papá de tres: "Nosotros sosteníamos al bebé con las manos y hacíamos correr el agua por la mano de la mamá, para poder controlar la temperatura"

  • 2

    Una alternativa sencilla.

    Hasta que estés lista para meter al chiquitín al agua, lo podés acomodar en una toalla y tratar de lavarle la cara, el cuello, las manos y la cola. "A veces el agua y un algodón son todo lo que necesita la piel delicada del bebé para mantenerse limpia", dice Emily, mamá de uno. Para hacerlo todavía más fácil, podés probar las Toallitas para Rostro y Manos Humectación Sensible Baby Dove. Son tan suaves y están pensadas para dejar la delicada piel del recién nacido tersa y humectada

  • 3

    Cuidado cálido y delicado.

    Cuando llegue el momento indicado para el primer baño, tratá de mantener el lugar cálido y la temperatura del agua para el baño del bebé a 37 grados. Para limpiarlo, en especial si tiene la piel seca, probá un jabón líquido suave que sea apto para recién nacidos, como el Jabón Líquido de la Cabeza a los Pies Humectación Sensible Baby Dove. "Puede ser hasta mejor que limpiarlos solo con agua, porque tiene nutrientes naturalmente encontrados en la piel que ayudan a reponer la humedad que la piel del bebé pierde durante el baño", dice Bindu, experta en Investigación y Desarrollo de Baby Dove y mamá de tres

  • 4

    La rutina después del baño.

    Cuando termines el primer baño del bebé, vas a suspirar con alivio y a reflexionar que no fue tan difícil como creías (esperemos). Pero quizás te preguntes qué hacer después para reconfortar y calmar a tu chiquito. "Calentá una toalla para el bebé y dejala preparada", aconseja Craig, papá de un recién nacido. "Cuando salga del baño, lo podés poner cómodo y calentito bien rápido". Para terminar, podés humectarlo e incluso probar con un masaje, usando una loción que sea suave para la delicada piel del recién nacido, como la Loción Humectación Enriquecida Baby Dove

  • 5

    Cuestión de tiempo.

    Aunque puedas pensar lo contrario, en realidad no hay reglas para el baño del bebé. Desde la llegada de tu bebé, de vos dependen la frecuencia y el momento del baño, aunque quizás sea más fácil cuando el bebé no está cansado, con hambre o con la panza llena. Algunos papás prefieren que sea parte de la rutina de la noche, pero Laura, mamá de dos, descubrió que para ella era mejor bañarlo más temprano: "Cuando mis dos bebés eran recién nacidos, los bañaba a media mañana, cuando estaban más atentos y descansados"

Como padres primerizos, van a ir aprendiendo mucho con la experiencia, y así será con el baño del bebé. No importa cómo decidan bañarlo, confíen en que hacerlo a su manera es lo mejor para ustedes y el bebé.