Cómo fortalecer la confianza y la autoestima

 

Cómo fortalecer la confianza y la autoestima

Si sufres de baja autoestima y poca confianza, tu negatividad podría afectar a tu hija como en efecto dominó. Usa nuestro listado de acciones para eliminar la autocrítica e impulsar la confianza de tu hija o hijo en su propio cuerpo.

¿Criticas tu propio cuerpo?

Quizá le digas a tu hija a diario que es hermosa. Pero, si te escucha criticando constantemente tu propio cuerpo, es probable que se juzgue de forma similar. Eso puede debilitar su confianza y autoestima, y hacer que se preocupe de más por su propia apariencia.

Cuando se trata de belleza, las mujeres son sus peores críticas. Según el Informe sobre confianza y belleza global de Dove de 2016, solo a 20% de las mujeres en Reino Unido les gusta su cuerpo. “Mirror, Mirror” ("Espejito, Espejito"), un informe de investigación publicado por el Social Issues Research Center (Centro de Investigación sobre Asuntos Sociales), revela que las mujeres son mucho más críticas de su apariencia que los hombres. También es mucho menos probable que les agrade la imagen que les refleja el espejo.

Según la Dra. Phillippa Diedrichs, investigadora de psicología de la salud, "Debemos ser más conscientes de los comentarios negativos que hacemos sobre nuestros propios cuerpos y de la forma en que criticamos nuestros propios patrones alimenticios, ya que esta inseguridad puede ser absorbida por nuestras hijas. En la cultura actual, sentirse cómoda y valorar tu cuerpo puede ser complicado, pero entre más positiva y cuidadosa seas contigo misma y con tu apariencia, más fácil será para tu hija desarrollar la confianza en su propio cuerpo".

No enseñes a tu hija a autocriticarse

Si no eres una de cada cinco personas afortunadas que está a gusto con su apariencia, es hora de considerar el impacto que pueden tener en tu hija las críticas que haces a tu propio cuerpo.

"Muchas mujeres hacen este tipo de comentarios sin darse cuenta, pero les están enviando un mensaje subliminal a sus hijas que les hace creer que es natural y hasta deseable que las niñas sean críticas consigo mismas y estén insatisfechas con su propio cuerpo", aclara Diedrichs.

Una investigación gubernamental realizada recientemente en Reino Unido, "Reflexiones sobre imagen corporal" (Reflections on Body Image), elaborado por un grupo parlamentario en ese país, determinó que los niños aprenden e imitan ese tipo de comentarios. Una investigación sobre los efectos del hablar de gordura llamada en inglés "The Adverse Effects of Social Pressure to be Thin on Young Women: An Experimental Investigation of the Effects of "Fat Talk" demostró que las mujeres solo necesitan escuchar a otra mujer hablar así de tres a cinco minutos antes de que su confianza en sí mismas disminuya.

Entonces, ¿qué podemos hacer para ayudar a nuestras hijas a no adoptar esa actitud?

Cómo aumentar tu confianza siendo más amable contigo misma

No siempre es fácil mostrar una actitud positiva respecto a tu propio cuerpo delante de tu hija, especialmente si no lo sientes. Pero al hacer un esfuerzo por mejorar la confianza corporal que proyectas, también le ayudarás a sentirse más segura con respecto a su propio cuerpo.

Una vez que elimines los comentarios negativos, adopta una actitud positiva. Si te gusta la forma de tus caderas o lo fuerte que te sientes después de ir al gimnasio, dilo. Si crees que tu nuevo corte de cabello o algo de tu ropa te sientan bien, o que eres una persona atenta y divertida, destácalo. Tal vez te sientas cohibida al principio, pero tu nuevo y confiado “yo” hará maravillas en tu autoestima, y también en la de tu hija o hijo.

  • 1.

    Ten cuidado con los comentarios casuales

    Reflexiona sobre cómo hablas de tu cuerpo y lo criticas delante de tu hija. Si a menudo dices cosas como: “¿Te parece que estos jeans me hacen ver gorda?”, “Tengo que hacer algo con estas lonjitas” u “Hoy se me ve horrible el cabello”, es hora de eliminar los comentarios negativos

  • 2.

    Sé amable contigo misma

    Sonríe al verte al espejo y concéntrate cada día en al menos una cosa que te guste de ti y de tu apariencia

  • 3.

    Adopta una actitud positiva 

    Empieza a decir cosas positivas sobre tu cuerpo y tu personalidad en voz alta. Cuanto más lo digas, más probable es que lo creas

  • 4.

    Escríbete un mensaje

    Escribe mensajes positivos en notas autoadhesivas sobre tu apariencia y sobre cómo te gustaría sentirte, y pégalas en distintas partes de tu casa. Mensajes como “Hola, hermosa” o “Eres perfecta tal como eres” son un gran recordatorio para ti y para tu hija

Siguientes pasos

  • Habla con tu hija. ¿Cree que te criticas demasiado? ¿Cómo se siente al respecto?
  • Hagan un pacto para que te haga sentir bien cada vez que seas cruel contigo misma. Si pasas una semana sin autocriticarte, podrían darse un gusto juntas