Tu bolsa de compras ()

Cálculo del envío e impuestos al finalizar la compra

Ver bolsa

Ayuda a tu hija a desafiar las tendencias corporales y aceptar su propio cuerpo


Ayuda a tu hija a desafiar las tendencias corporales y aceptar su propio cuerpo

Ya sea la “talla 000”, el “espacio entre los muslos” o la “línea abdominal”, pareciera que cada tantos meses aparece una nueva e inquietante tendencia de la delgadez. ¿Cómo puedes evitar que tu hija se deje llevar por las últimas obsesiones corporales que presentan las redes sociales y alentarla a poner su salud y bienestar por encima del perfeccionismo corporal?

El criterio eternamente cambiante del cuerpo perfecto

Desde las bellezas de talla grande representadas por los pintores renacentistas, hasta la figura de reloj de arena apreciada por los victorianos, o el físico de aspecto varonil de las flappers de los años veinte, hasta las figuras curvilíneas de las estrellas de Hollywood de los años cincuenta, las modas corporales siempre cambian. En la era actual de Twitter, Instagram, los blogs y los memes, las últimas tendencias corporales pueden propagarse por todo el mundo en cuestión de horas, bombardeando a los jóvenes impresionables con imágenes del cuerpo “ideal”.

Entre los ejemplos más recientes podemos mencionar la “línea abdominal” (un canal visible entre los músculos abdominales) y el “espacio entre los muslos” (un espacio que se forma entre los muslos interiores de una mujer cuando está de pie y con las rodillas juntas). Las celebridades comparten con orgullo fotos de sí mismas mostrando estas características deseables en las redes sociales, y algunos jóvenes intentan seguir su ejemplo.

Estándares de belleza poco naturales

El problema es que estos aspectos son inalcanzables para la mayoría de las personas. Por ejemplo, la formación de los músculos abdominales y la distancia entre los muslos están determinados en gran medida por la genética. Ninguna dieta ni horas de ejercicio harán que tu hija tenga un espacio entre los muslos, una línea abdominal o una talla 000 si su cuerpo simplemente no está destinado a verse así.

Lamentablemente, las tendencias de destacar algunas partes del cuerpo a menudo promueven la delgadez a cambio de la salud y motivan a los jóvenes a obsesionarse con una parte de su cuerpo en lugar de promover el bienestar general. El aspecto que promueven puede ser físicamente antinatural y, al igual que sucede con todas las fotos actuales, es imposible saber si las imágenes han sido retocadas (después de todo, y gracias al Photoshop, cualquiera puede tener un espacio entre los muslos).

Competitividad corporal

Las redes sociales también han introducido un nuevo nivel de competitividad en las tendencias corporales. Las personas buscan obtener aprobación y “Likes” y quieren que sus fotos se compartan en las redes sociales. También existen las tendencias de hashtags, memes y desafíos, como “¿es tu cintura más estrecha que una hoja de papel A4?” o “¿cuántas monedas puedes sostener en tu clavícula?”. Cuando sus amigos empiezan a compartir fotos de ellos mismos intentando superar el desafío de moda, es muy difícil para algunos jóvenes resistirse a intentarlo también.

Y si están intentando cambiar su aspecto, hay infinitos sitios web, blogs y tutoriales que prometen ayudarlos a alcanzar su objetivo. El internet está lleno de sitios que ofrecen “inspiración para alcanzar la delgadez” y “atajos” para tener el cuerpo deseado. Sea cual sea su obsesión corporal, habrá contenido en Internet que la alimente.

Cómo fomentar la confianza corporal

Los jóvenes experimentan cambios físicos y emocionales enormes y a menudo desconcertantes, por lo que no es sorprendente que la confianza que tienen en sus propios cuerpos se vea fácilmente afectada. Es importante que sigamos recordando a nuestros hijos que las personas tienen diversas formas y tamaños, y que no existe tal cosa como el cuerpo perfecto. 

Por suerte hay señales de un alejamiento de la definición convencional (y extremadamente limitada) de la belleza que hay en los medios. La moda del “espacio entre los muslos” provocó una reacción negativa en las redes sociales y las mujeres dieron el nombre de “muslos de sirena” a sus piernas más curvilíneas. También compartieron fotos glamorosas y señalaron las divertidas ventajas de sus figuras, como ser menos propensas a dejar caer su teléfono a través de las piernas o poder sostener muchos cachorros en su regazo.

Un número cada vez mayor de anunciantes está intentando redefinir los estándares de belleza y celebrar la diversidad en sus campañas. H&M, Mars, Diesel y Boots son algunos de los grandes nombres que han seguido el ejemplo de Dove y muestran en sus campañas a mujeres reales que no se ajustan al estereotipo de mujer esbelta, alta y caucásica. Las marcas de ropa interior Panache y Curvy Kate usan personas inspiradoras en lugar de modelos profesionales para promover el uso de su bellísima ropa interior. Por otro lado, Sport England lanzó un sofisticado anuncio llamado This Girl Can (Esta chica puede), que se concentra en la sensación de bienestar al hacer ejercicio, sudor, cuerpos en movimiento y caras enrojecidas incluidas. 

Jennifer Lawrence, Serena Williams, Kate Winslet, Sarah Millican, Kelly Clarkson, Keira Knightly y Kim Kardashian son solo algunas de las muchas celebridades que han hablado a favor de la aceptación del propio cuerpo después de que los medios de comunicación criticaran su peso. Mientras tanto, las mujeres de talla grande como Adele, Rebel Wilson y Ashley Graham han alcanzado la cima de sus carreras en música, actuación y modelaje, respectivamente.

Si a tu hija le genera ansiedad una característica física suya en particular, ¿por qué no compartir algunos de estos ejemplos corporales positivos con ella?

  • 1

    Habla con tu hija

    Averigua cómo se siente con los cambios que está atravesando su cuerpo. ¿Qué partes le gustan más y cuáles le gustan menos? ¿Por qué? ¿Cómo se comparan sus ansiedades corporales con las tuyas?

  • 2

    Reconoce sus preocupaciones por su imagen corporal

    Si tu hija está preocupada por un aspecto particular de su apariencia, no desestimes ni minimices sus inquietudes. En cambio, busca maneras de ayudarla a sentirse más a gusto con su apariencia. Por ejemplo, vayan de compras y elijan ropa que le quede bien y resalte sus características favoritas

  • 3

    Cuida tu lenguaje

    Cuando menciones a otras personas, ya sea personas en los medios o en tu propia comunidad, evita hacer comentarios negativos sobre su apariencia. En lugar de eso, intenta destacar sus talentos, habilidades y cualidades. Recuerda que burlarse de alguien por ser demasiado flaco puede ser tan perjudicial como burlarse de alguien por su gordura, especialmente si tu hija tiene una estructura naturalmente delgada

  • 4

    Ayúdala a tener un panorama más amplio

    Los cuerpos son algo increíble. Nos permiten correr, bailar, nadar y escalar; cargan y alimentan bebés; y están a nuestro servicio durante 80, 90 o incluso 100 años. ¿Qué espera realmente tu hija de su cuerpo?

  • 5

    Mantente al tanto de su actividad en las redes sociales
    

    Es posible que no puedas hacer un seguimiento de todo lo que hace tu hija en Internet, pero puedes pedirle que te muestre a qué personas famosas está siguiendo en Instagram, Twitter y otros sitios similares. ¿Por qué le gustan? ¿Qué tipo de imágenes y mensajes comparten? ¿Sus publicaciones influyen en tu hija?

Siguientes pasos

  • Encuentra un verdadero desafío corporal. Olvida los muslos flacos: anima a tu hija a lograr algo que valga la pena con su cuerpo, ya sea dar una caminata o pasear en bicicleta para sentirse bien, o participar en una carrera o competencia de natación de beneficencia. Quizás puedan hacer algo juntas
  • Busca modelos positivos a seguir. Hablen de personas que ambas admiran por su confianza corporal, ya sean familiares, miembros de la comunidad local o personalidades destacadas
  • Dale un sentido de perspectiva. Anima a tu hija a participar en algo positivo (actividades de voluntariado, trabajo remunerado, un proyecto creativo o un nuevo pasatiempo) con el fin de ampliar sus horizontes y ayudarle a ver que, a la larga, la forma de sus muslos o abdominales no tiene importancia