Tu bolsa de compras ()

Cálculo del envío e impuestos al finalizar la compra

Ver bolsa
Piel más joven con Dove

Consejos para una piel resistente: piel joven por más tiempo

Si nos preguntas, el cuidado de la piel madura no se trata de cómo verse más joven. Se trata de mantener tu piel actuando de manera juvenil, mantener el ciclo de producción de la piel a la misma velocidad que siempre ha tenido. Porque a medida que envejecemos, el ciclo disminuye la velocidad, y la piel deja de ser resistente y pierde firmeza. Por eso necesita nuestra ayuda, para mantener la apariencia que deseamos, y no solo concentrándonos en el rostro: el resto del cuerpo también necesita algo de atención. 

  • 1

    Acelera la renovación de la piel.

    Encontrar un humectante que acelere la regeneración de la piel es el primer paso. Busca ingredientes como el AHA, la vitamina B3 y lípidos naturales de la piel que contribuirán al proceso de renovación natural de la piel

  • 2

    Nutre tus manos.

    Usamos las manos todo el tiempo, el desgaste en la piel es más intenso en esta parte. La mejor crema para manos en envejecimiento brinda revitalización y humectación

  • 3

    Mantente activa.

    El ejercicio hace que la sangre fluya y que la circulación mantenga la piel saludable y resplandeciente llevando nutrientes y oxígeno a las células y llevándose las toxinas y los radicales libres. Además, es una buena forma de tener esas juveniles mejillas rosadas...

     

  • 4

    Hidrata tu piel.

    Una piel hidratada es una piel saludable, busca productos que retengan la humedad. Busca lociones corporales que contengan glicerina –como Dove Cream Oil Intensive Body Lotion– que ayuda a que tu piel mantenga la humedad y luzca flexible y suave

     

  • 5

    Disfruta de un masaje.

    No apliques los productos a la ligera, trata bien la piel. Darle a tu cuerpo un buen masaje durante tu rutina de cuidado de la piel no solo hará que absorba los productos, sino que también estimula la producción de colágeno y elastina

  • 6

    Protege la piel del sol.

    Lo mejor que puedes hacer para tener una piel saludable y juvenil es protegerla del sol. Los rayos UVA que emite provocan el fotoenvejecimiento (y este daño puede producir arrugas, manchas y pérdida de elasticidad), así que utilizar FPS, cubrir la piel o no exponerse al sol cuando está más fuerte ayuda a mantener tu piel saludable y libre de daños durante más tiempo.