Tu bolsa de compras ()

Cálculo del envío e impuestos al finalizar la compra

Ver bolsa

Reena, de 36 años, vive con psoriasis

Tras pasar años escondiendo su psoriasis de los demás, Reena aprendió que las dos formas más importantes para sanar son mostrarse vulnerable y tener una actitud abierta.

La psoriasis era parte de mi vida. Siempre estaba recordándome su presencia pero no le hacía caso, la alejaba. No me daba cuenta de que afectaba mi autoestima, a pesar de que afectaba mis decisiones diarias, como a dónde iba, o lo que vestía… 

Mi consejo para otros con psoriasis es que sean vulnerables y abiertos. Cuando empecé a compartir y hablar de ello fue cuando empecé a sanar. Fue maravilloso porque no me sentía sola. No me escondo y estoy orgullosa de eso. - Reena
@Dove
2017-11-19T00:00:00.000Z

Y entonces tuve una reacción muy grave e imprevista. No podía salir de mi casa, realmente era debilitante. Dejé de tomar todos mis medicamentos y pedí permiso por discapacidad para cuidarme y cuidar mi piel. Algo tenía que cambiar. 

Entre un brote y otro, empecé a quedarme en casa, comer apropiadamente, beber más agua, mantener una rutina y usar una buena crema. Por lo general me la aplico dos veces al día y tardo una hora cada vez, ¡pero me gusta hacerlo! Y lo convertí en un ritual. Quemo incienso, pongo música, hago que sea una experiencia bella. Es una oportunidad para conectarme conmigo misma. Pero mantener una piel buena significa cuidarte internamente también. Y eso incluye tus pensamientos, la forma en que pasas el tiempo y cómo hablas sobre ti misma. Empecé a hablar de mi psoriasis con los demás y a compartir cosas relacionadas con ella en Instagram; simplemente publicaba los pensamientos que tenía.

Mi consejo para otros con psoriasis es que se muestren vulnerables y abiertos. Cuando empecé a compartir y a hablar de ello fue cuando empecé a sanar de verdad. Fue maravilloso porque no me sentía sola. No me escondo y estoy orgullosa de eso.

Se debe hacer más para compartir las experiencias universales de belleza. Debemos normalizar lo que significa ser una mujer, ya sea con una afección de la piel o con otra cosa. Hay movimiento ahora, quizás no a través de los medios de comunicación principales, sino en las redes sociales, veo muchas cuentas dedicadas a personas que analizan quiénes son. Es estimulante, eso es lo que las personas quieren ver. Estoy segura de que hay personas que se sienten como yo me sentía cuando tenía 15 y me siento bien al saber que pueden ver a personas que se parecen a ellas.

La belleza real es lo que hace que una persona sea única. Ahora me siento bella y cuando veo mis fotos viejas, sé que era bella en ese entonces.

Descubre más acerca de la experiencia de Reena de vivir con psoriasis siguiendo su cuenta de Instagram @psoriasis_thoughts.