Tu bolsa de compras ()

Cálculo del envío e impuestos al finalizar la compra

Ver bolsa

Christine, de 29 años, vive con eczema

Christine tuvo que adaptarse a vivir con eczema severo. ¿Cuál es la clave? Confianza y un gran sentido del humor. Ahora, ha hecho las paces con su piel y espera poder ayudar a otras personas para que hagan lo mismo… 

Sin duda alguna, tener eczema trajo cosas positivas a mi vida. Me enseñó a ser empática. Tantas personas que quisieran ayudarme, que no puedo explicar el impacto que esto ha tenido. Quiero ayudar a las personas por el resto de mi vida. No creo que hubiera sido así de no haber sido por mi eczema. - Christine
@Dove

No tenía eczema en el rostro hasta hace tres años y ha sido algo bastante difícil con lo que lidiar. Cuando estaba en su peor momento, tenía que usar un sombrero y anteojos para ir al supermercado, e incluso en ese momento las personas se quedaban mirándome. Durante un viaje a Cuba tuve un episodio importante en el que mi rostro se llenó de ampollas, y unas señoras mayores me dijeron preocupadas, "¡debes usar protector solar!", Ese fue un buen momento para mí porque me di cuenta de que no es tan malo como parece, incluso es probable que solo parezca una quemadura de sol.

De hecho, cuando viajé a Francia para un tratamiento, las personas se acercaban y me preguntaban qué estaba pasando. Siempre es mejor preguntar si sientes curiosidad. Si las personas estaban interesadas, era una forma de comenzar la conversación. Los medios de comunicación pueden ayudar con eso. Como por ejemplo, lo que hacen con las modelos, al mostrar cosas como la celulitis, ya que a la gente le encanta eso. Porque mostrarlo es la forma en que puede convertirse en algo normal. 

La piel es una parte muy importante en la confianza de una persona y, en ocasiones, el eczema derrumbó la mía. Pero, cuando una ha recorrido un camino tan triste, valoras todavía más los momentos en que tienes la piel sana. La confianza que el eczema te puede arrebatar, la puedes recuperar a un nivel todavía mayor en los días buenos.

Una de las formas en que las personas lidian con esta afección es a través del humor: las personas con eczema o psoriasis están entre la gente más divertida que he conocido. Las más divertidas, las que más tontean… tener esta comunidad ha sido algo increíble, ya que uno puede ser capaz de reírse de uno mismo y divertirse con los demás. 

Sin duda alguna, tener eczema trajo cosas positivas a mi vida. Me enseñó a ser empática. Hay tantas personas buenas en el mundo, tantas personas que quisieran ayudarme, que no puedo explicar el impacto que esto ha tenido. Quiero ayudar a las personas por el resto de mi vida. No creo que hubiera sido así de no haber sido por mi eczema. 

Conoce más sobre la experiencia de Christine con el eczema siguiendo su cuenta de Instagram @itchybitsyme