Una palabra clave entre tu hija y tú

Una palabra clave entre tu hija y tú

Para una adolescente puede ser difícil hablar con su mamá o con cualquier otra persona sobre problemas delicados. Tener una palabra clave entre madre e hija puede ayudarle a hablar cuando se sienta incómoda o triste.

Recuerda alguna vez en la que hayas guardado un secreto de tus padres. ¿Qué fue? ¿Por qué no se los contaste?  Probablemente temías que ellos te juzgaran. Pero, ¿cómo te sentirías si tu hija adolescente te ocultara secretos similares? ¿Decepcionada? ¿Enojada? ¿Preocupada? ¿No preferirías tener una relación más abierta desde el principio?

Escucha sin juzgar

Según la psicóloga clínica Tara Cousineau, "los padres no se dan cuenta de que decir mentiras piadosas y esquivar algunas partes de la verdad ayuda a que sus hijas quieran estar conectadas con ellos. El secreto está en crear un entorno donde ellas no se sientan juzgadas y los padres puedan tener en cuenta la perspectiva de las hijas.

Con frecuencia, puedes lograrlo siendo honesto y abierto con respecto a tu propia vida con tu pareja y amistades. Tu hija es una observadora minuciosa y se sentirá más segura de hablar contigo de temas delicados si ve que actúas con integridad. Debe saber que la escucharás y la ayudarás sin juzgarla y sin sacar conclusiones."

A veces, las chicas se encuentran en situaciones en las que no eligieron estar, o en situaciones que se volvieron incómodas. No es su intención mentir, pero sienten que deben elegir entre proteger a sus amigos y su estatus social, y protegerte a ti de que te enteres.

Cómo usar la palabra clave para manejar los problemas

La Dra. Cousineau sugiere elegir una palabra clave que tu hija pueda usar para alertarte sobre problemas comunes de la adolescencia o cuando quiera hablar contigo sobre un tema delicado. Éstas son algunas de las situaciones en las que las palabras clave pueden ser útiles:

• Haber tenido un mal desempeño en la escuela

• Haber estado en una fiesta en la que hubo drogas o alcohol

• Que alguien la haya tocado de forma inapropiada

• Haber desarrollado hábitos alimenticios problemáticos

• Ser molestada o acosada

• Necesitar consejos sobre relaciones

• Que un miembro de la familia o un amigo haya herido sus sentimientos

Elegir una frase o palabra clave secreta podría fortalecer la relación madre-hija, evitar malos entendidos y permitirte ayudarla cuando lo necesite. Es posible que ella quiera usarla aun estando lejos de ti, en una situación en la que necesite que vayas a ayudarla. Asegúrale que puede llamarte o escribirte, y usar la palabra clave siempre que sea necesario.

Ponte en sus zapatos

"La transición de la niñez a la adolescencia puede ser difícil", afirma la Dra. Cousineau. "Ponte en sus zapatos y escucha lo que tu hija tiene que decir. Asegúrate de que sepa que te alegra que haya acudido a ti".

Pregúntale a tu hija si quisiera compartir la palabra clave con alguna tía o amiga adulta.

La clave entre madre e hija reforzará la confianza entre ustedes e incentivará a tu hija a comunicarse contigo cuando enfrente problemas típicos de la adolescencia. La comunicación abierta le ayudará a desarrollar la confianza para sobreponerse a los problemas y alcanzar su máximo potencial.

Cómo elegir y usar una palabra clave con tu hija

Para que la clave funcione, ambas deben acordar algunas pautas:

• Priorizar la seguridad

• Escuchar sin culpar

• Comunicarse de manera positiva

• Pensar juntas en soluciones y consecuencias

• Entender que cometer errores es humano y parte del crecimiento

• Identificar contactos de emergencia

  • 1

    Elijan una clave sencilla

    Elijan algo que suene normal y natural, como por ejemplo: "Mamá, ¿podrías acomodarme la pulsera?". Luego, tu hija o tú pueden usarla para indicar que hay algo de lo que necesitan hablar

  • 2

    Establezcan algunas reglas

    Escriban juntas las reglas de la palabra clave y hagan el pacto de cumplirlas

  • 3

    Dos claves son mejor que una

    Consideren tener dos claves distintas: una que indique que algo es urgente y otra que indique que algo está pasando, pero que tu hija no desea hablar de eso por el momento

  • 4

    Busquen una segunda aliada

    Podría ser útil que tu hija tuviera otro adulto con el cual usar la palabra clave en caso de que tú no estés disponible o ella sienta que no puede abrirse y hablar contigo

  • 5

    Tómense la clave en serio

    Cuando tu hija use la clave, felicítala por pedir ayuda. Llévala a un lugar seguro y escúchala

Siguientes pasos

  • Empieza a hablar con tu hija sobre la palabra clave y las situaciones en las que puedes usarla
  • ¿Cómo se siente ella al tener una clave para usar en situaciones delicadas en las que necesita hablar contigo en privado?
  • Después de que la hayan utilizado algunas veces, pregúntale cómo se siente al respecto y si está contenta con la manera en la que respondiste