Skip to content
La rutina de baño de tu bebé

Encontrando la rutina de baño de tu bebé recién nacido

Los primeros días en casa con tu bebé recién nacido seguramente crearán recuerdos especiales, pero es probable que también generen algunos desafíos, incluido el primer baño. Entonces, ¿cuál es la mejor técnica para bañar a un bebé recién nacido? Pronto encontrarás la forma que mejor te funcione y establecerás una rutina, pero mientras tanto, aquí encontrarás algo de inspiración, de otros padres primerizos, para ayudarte a llegar a ese momento. Con un recién nacido pequeño, sus movimientos y toda esa agua jabonosa y resbaladiza, es fácil entender por qué el primer baño de un bebé puede parecer desalentador. Pero para muchos padres, la hora del baño del bebé es uno de los mejores momentos del día y, a medida que aumenta tu confianza, cada baño será un poco más fácil. Antes de que te des cuenta, habrás dominado una rutina de baño que funciona para tu familia. Porque no hay una forma correcta o incorrecta de hacerlo: diferentes cosas se adaptan a diferentes bebés, como lo demuestran estas experiencias de mamás y papás:

  • 1

    Ve a tu propio ritmo.

    Si el primer baño del bebé parece demasiado para vos y tu pequeño, no tenés que apresurarte a hacerlo. Un bebé recién nacido no necesita un baño de inmediato, por lo que podés hacer lo que mejor funcione para ambos. Si les gusta estar en el baño, eso es genial, pero también hay otras opciones, como explica Junaid, empleado de Baby Dove y padre de tres hijos: "Sostuvimos al bebé en nuestras manos y vertimos agua en la mano de su mamá, para que pudiéramos controlar la temperatura del agua”

  • 2

    Cuidado gentil y cálido.

    Cuando sea el momento adecuado para el primer baño, intentá mantener la habitación caliente y la temperatura del baño del bebé en 37 grados. Para limpiarlos, especialmente si su piel está seca, intentá con un baño suave para bebés que sea seguro para recién nacidos, como el Jabón líquido Baby Dove humectación sensible. "Tiene 100% de nutrientes naturales que ayudan a reponer la humedad de la piel del bebé que se pierde durante el baño", dice la experta en investigación y desarrollo de Baby Dove y madre de tres, Bindu

  • 3

    La rutina post-baño.

    Con el primer baño del bebé completado, podés respirar aliviado y (con suerte) reflejar que no fue tan desafiante como habías pensado. Pero quizás te estés preguntando qué hacer a continuación para calmar y  reconfortar a tu pequeño. "Calentá una toalla de bebé y dejala lista", aconseja Craig, el padre de un recién nacido. “Cuando salga del baño, va a poder calentarse y sentirse cómodo rápidamente”. Podés terminar humectándo su piel e incluso probando un masaje con una loción calmante, que sea suave para la delicada piel del recién nacido, como la Crema corporal Baby Dove humectación enriquecida

  • 4

    En cuánto al tiempo.

    Aunque podrías pensar de manera diferente, realmente no hay reglas a la hora del baño del bebé. Desde el momento en que llega tu bebé, depende de vos la frecuencia con la que lo bañás y cuándo hacerlo, aunque puede ser un poco más fácil si no están demasiado cansados, hambrientos o llenos. Algunos padres prefieren que sea parte de la rutina de la noche, pero Laura, madre de dos, encontró que lo que funciona para ella es ubicar el momento del baño más temprano y durante el día: "Cuando mis dos bebés nacieron, los bañé a media mañana, ya que estaban más alertas y menos cansados"

Como padres primerizos, trabajarán muchas cosas a medida que avanzan, y la hora del baño del bebé es una de esas. Pero como sea que decidas hacerlo, confiá en que tu camino es el adecuado para vos y tu bebé