Tu bolsa de compras ()

Cálculo del envío e impuestos al finalizar la compra

Ver bolsa

Cambria, de 22 años, vive con eczema

Al crecer, el eccema de Cambria la hizo sentir como una desconocida. Pero luego de compartir sus sentimientos en YouTube, se dio cuenta de que abrirse la ayudaría mucho más que lidiar con su ansiedad sola.

Aprendí a aceptar mi eccema como parte de mi belleza. Es parte de mí. Ahora puedo apreciar mi apariencia y mi piel. Finalmente puedo mirarme en el espejo y decir: "Me veo bonita hoy". - Cambria
@Dove

Cuando era chica, tenía una relación más difícil con mi piel, incluso hasta hace unos años tuve que lidiar con eso. En algunos momentos, cuando mi rostro estaba muy afectado por el eccema, no quería hacer contacto visual con la gente. No quería ver en sus ojos esa pregunta: "¿Qué le sucede en la cara?" Una vez estaba pagando y noté que justo cuando me alejé, rápidamente antes de que se acercara la siguiente persona, la cajera limpió el posnet.. Pensé, "...no contagio ni nada".

El eccema debilitó mi autoestima, pero también era algo que internalizaba mucho y de lo cual no quería hablar. Luego, hace un año, subí un video sobre mi ansiedad a causa de mi eccema en YouTube y descubrí que otras personas también lidiaban con los mismos sentimientos que yo. Me di cuenta de que no debía sentirme fuera de lugar al estar rodeada de otra gente. Todos están pasando por algo, lo mío es un eccema.

Existen muchas cosas difíciles en torno a lidiar con el eccema: la comezón constante, así como sentir que debes dar explicaciones sobre tu piel; pero también hay muchos lados positivos. Aprendí a aceptar mi eccema como parte de mi belleza. Es parte de mí. Ahora puedo apreciar mi apariencia y mi piel. Finalmente puedo mirarme en el espejo y decir: "Me veo bonita hoy".

Descubre más sobre el recorrido de Cambria con el eccema siguiéndola en YouTube.