piel
piel

¿Te pasaste de lista con el sol?: 4 tips para el cuidado de la piel después de vacaciones

Comienza el año nuevo y además de enfrentar el duro hecho de que se nos acabaron las vacaciones, también tenemos que darle la cara a otras situaciones que merecen nuestra atención.

 

Por ejemplo, esa tesis de maestría no va a comenzar a escribirse sola, esas tareas que nos esperan en la oficina no se van a terminar solas, esa limpieza de armario que prometimos para este mes no va a organizarse por su cuenta y esa rutina que abandonamos para irnos de viaje no va a normalizarse de un día para otro. Entonces tenemos que llegar, desempacar y hacernos cargo de todo esto.

 

Pero, de repente, mientras nos quitamos la pereza y comenzamos a ordenar la habitación, comenzamos a notar que vamos dejando un rastro de costricas blancas por todo el lugar. Entonces nos quitamos las medias y ¡pum! De repente una nube de restos de piel seca salta de adentro de ellas y llena todo el lugar como si fueran copos de nieve. Y lejos de ser algo agradable, esto se convierte en una gran molestia, porque es el resultado de todo lo que nos asoleamos en las vacaciones. Después de gozar tanto bajo el sol, ahora tenemos comezón en la piel y la tenemos reseca, arrugada y está soltando esas costricas blancas que adoran quedarse enredadas en toda nuestra ropa.

 

Así que primero lo primero: es difícil retomar el ritmo de la vida después de vacaciones y comenzar el año sintiendo la piel como un cartón. Es muy incómodo y nos da mala apariencia. Pero afortunadamente, esta vez vamos a aprender cómo solucionar esta situación con Dove, el experto en el cuidado de la piel.

 

Pongan mucha atención a estos 4 consejos para el cuidado de la piel al llegar de vacaciones. De esta manera podremos sentirnos mejor con nosotras mismas y estar más motivadas para comenzar todos los proyectos que tengamos pendientes:

 

¡Empecemos!

 

1. La ducha: nunca muy caliente

 

Un momento vital para el cuidado de la piel después de vacaciones, es el baño. Es muy importante que te bañes con agua tibia, ya que el agua demasiado caliente provoca que se dilaten tus vasos sanguíneos, lo cual puede producirte una molesta picazón en la piel.

 

2. El jabón: que sea neutro y exfoliante

 

Cuando tu piel comienza a secarse luego de haber estado altamente expuesta al sol, tiende a caerse. La resequedad extrema hace que la capa quemada de tu piel se desprenda y resulte en esas costricas blancas tan molestas. Por eso, para el cuidado de la piel después del sol es ideal que tomes tu baño con un jabón exfoliante como Dove Exfoliación Diaria, que tiene micro-partículas que rozan suavemente tu piel para ayudarte a remover esa piel muerta y demás impurezas.

 

3. La esponja: que sea de fibra natural

 

Para complementar el gran trabajo de tu jabón exfoliante Dove, puedes darte el baño con esponjas vegetales, guantes o cepillos suaves de cerdas finas. Estos artículos te ayudarán a realizar la exfoliación si tu piel está extremadamente seca y necesita un trabajo a profundidad. Asegúrate de usarlos frotando de manera muy suave para no irritar tu piel seca.

 

4. Un truco especial: autobronceador natural

 

Si quieres que tu bronceado dure mucho más tiempo, puedes incluir en tu baño una infusión de té negro: 4 bolsitas sumergidas en un litro de agua. Con este autobronceador natural lograrás que tu tono cobrizo dure más tiempo. Si al terminar de bañarte te humectas la piel con una crema especial para la resequedad extrema, como la Dove Nutrición Intensiva, entonces tu bronceado no sólo durará más, sino que lucirá mucho más bonito y natural.

 

Pon en prática estos sabios consejos que te regala Dove, dile adiós a las costricas blancas prendidas de toda tu ropa y saluda el año que comienza con una piel naturalmente sana.