Skip to content

Celebra tu primer día del padre sin estrés

La importancia de la estimulación en tu bebé

Para los padres primerizos todo es nuevo en cuanto al bebé. Una alimentación diferente, rutinas de descanso alternas, hasta lavar la ropa de tu pequeño es distinto. En Baby Dove sabemos que no es fácil, pero también estamos seguros de que es un proceso de aprendizaje en el que disfrutarás cada cambio, por lo que en este caso la estimulación temprana te dará gran satisfacción.

 

El buen crecimiento de un bebé depende de sus padres, del trabajo y disposición que pongan en él. Desarrollar sus capacidades mentales y físicas es una labor en la que puedes ayudar. La estimulación temprana se encarga de promover el desarrollo psicomotor y cognitivo de tu pequeño.

 

El desarrollo psicomotor se refiere a la maduración de estructuras nerviosas, como también al descubrimiento que tiene el niño al estar más grande, reconociéndose a sí mismo y descubriendo al mundo que lo rodea. Este desarrollo se da desde la etapa de bebés, hasta la niñez.

 

Por otra parte, el cognitivo es el que el niño va adquiriendo a medida que crece y se da gracias al conocimiento del entorno, desarrollando tanto inteligencia, como capacidades. Este proceso se alarga hasta la adolescencia. Teniendo claros los términos del desarrollo psicomotor y cognitivo, puedes entender aún más la estimulación.

 

La estimulación temprana se encarga de promover los desarrollos del bebé y se realiza bajo planeaciones y durante distintas etapas del pequeño: de 0 a 6 meses, de los 7 a los 12 meses y así en adelante. Cada etapa tiene una estimulación particular con objetivos específicos. En Dove queremos mostrarte algunas formas para que avances en el proceso y lo disfrutes. 

Ejercicios de estimulación temprana para tu bebé

  • imagen_1
    1

    En su primer mes 

    Para estimular su motricidad puedes acostarlo en la cuna, desnudo y luego girarlo de lado a lado. Estírale sus brazos y piernas con suavidad, luego flexiónalos sobre su torso y cabeza. En este proceso puedes utilizar la Crema Corporal Baby Dove, realizar suaves masajes, esto lo ayudará en su desarrollo cognitivo, lo verás en el momento que reaccione cuando pases tu mano por sus plantas de los pies.  

  • imagen_2
    2

    Desde su primer mes hasta los seis meses

    En esta etapa puedes estimularlo en distintos espacios. Desde el momento en que lo tienes en brazos, háblale mucho y despierta su curiosidad. Lo puedes mecer y acariciar, así irás viendo cómo van cambiando sus reacciones. Luego, cuando no esté durmiendo (los bebés duermen hasta 17 horas diarias), hazle tumbados en la cuna: al estar boca abajo el ejercicio que realiza lo ayudará a conseguir una correcta extensión de columna, además, será el inicio para que más adelante gatee.

  • imagen_3
    3

    De los siete meses al año

    El objetivo de la estimulación es potenciar su desarrollo biológico (capacidades y habilidades). Esta etapa (7-12 meses) es de muchísimos avances y podrás notarlo con los juegos que hagas con él. Puedes ubicarlo boca arriba en su cuna y estimularlo para que aprenda a girarse; ayúdalo a gatear poniéndolo en posición y sosteniéndolo del torso; fomenta su movimiento ubicando juguetes que le gusten estando lejos de él; prueba con juguetes musicales, de esta forma tratará de imitar distintos sonidos.

  • imagen_4
    4

    El baño y masajes continuos 

     ​​​​​​​A la mayoría de bebés les encantan los baños, así que aprovecha esa rutina para estimularlos a tener un excelente control con su alrededor. Además, puedes ayudar en su estimulación cognitiva con masajes y al mismo tiempo aprovechar para hidratar su piel, la hidratación se pierde durante el baño. Utiliza la crema corporal Humectación Enriquecida Baby Dove, que es hipoalergénica y tiene pH neutro, por lo que protege la barrera de la piel de tu bebé y previene la resequedad.