Monica Cummings

Ser una diplomática se trata de manejar percepciones todo el tiempo. Yo vestía bastante femenina en la base militar. Era una inadaptada elegante y me dijeron que no pertenecía a ese lugar. Así que traté de vestirme de la forma más sobria y formal que pude, por lo que usaba ropa como para alguien mucho mayor que yo. Esto era en el trabajo, obviamente, fuera de este me vestía como yo quería pero en el trabajo llevaba perlas y conjuntos sólo para ser aceptada. Olvida el maquillaje. Se conservadora.

Soy pequeña y tengo cara de bebé. Trabajar en zonas de guerra como Libia e Irak era todo un reto como mujer para superar el hecho de que yo era más pequeña que los demás. Ser más pequeña significa que no puedes imponer presencia: la gente asumiría que era una practicante.

Esa sensación afectó mi actitud hacia la belleza. No puedo tener el cabello rizado o largo porque siento se me ve muy infantil, a pesar de que prefiero llevar el cabello con textura natural, tengo que cepillarlo recto. El labial fuerte también ayuda. Creo que tenemos una gran cantidad de referencias acerca de cómo debe verse una mujer fuerte. Si quieres lucir mayor y ser tomada en serio - imponer tu presencia - esas son las referencias a utilizar para reforzar tu confianza.

"Tengo cara de bebé y soy pequeña, pero no dejes que eso te engañe. Como diplomática trabajando en lugares como Libia e Irak supero las expectativas que la gente tiene de mi acerca de como luzco. Soy fuerte, y de un gran corazón y sí, puedo ser ambas." - Monica
@