Dove Recreating bath

Mimate en una ducha relajante

Cuando buscamos un momento para mimarnos una de las primeras ideas que nos vienen a la cabeza es tomarnos una ducha relajante. El efecto es casi mágico, nos deja con una sensación relajada y restaurada. Para conseguir que sea lo más relajante posible sólo necesitas los productos adecuados y un poco de preparación...

 

  • 1

    Envuélvete en espuma.

    ¿Quién necesita burbujas cuándo tenemos los geles de ducha Dove? Gracias a su fórmula más espumosa podrás convertir el momento de la ducha en un auténtico placer

  • 2

    Mima tu piel.

    Mima tu piel con el gel de ducha Dove Hidratación Profunda, su fórmula contiene limpiadores suaves así como glicerina e ingredientes nutritivos que se combinan en su exclusiva tecnología NutriumMoisture™ que actúa reponiendo los lípidos perdidos durante la ducha y ayuda a la piel a estar más suave y cuidada en sólo una ducha

  • 3

    Rélajate.

    Ducharte por la noche te ayudará a desconectar para irte a dormir relajada. Mimate con el gel de ducha Karité y Vainilla, su textura sensorial y cremosa te envolverá en un delicioso cuidado

     

     

     

  • 4

    Dedica tiempo para cuidarte.

    Mimate durante la ducha: relajate y disfruta de un momento de paz y tranquilidad como lo harías en una baño. Saldrás renovada y revitalizada

  • 5

    Añade toques personales.

    Un ambiente relajante es  fundamental para desconectar. Limpia y ordena bien tu cuarto de baño y añade toques personales: tu música de fondo favorita o flores frescas

     

  • 6

    Alarga tu rutina de belleza.

    Para ayudarte a mantener esta sensación de cuidado invierte en toallas grandes y suaves. Envuélvete a ti misma en algo suave y perfumado. Otro consejo es ponerte el calentador cerca mientras estés en la ducha para estar caliente al salir. No te arrrepentirás