Navidad: No acabes con mi autoestima. 3 Tips para mandar a volar las presiones de fin de año

Navidad: No acabes con mi autoestima. 3 Tips para mandar a volar las presiones de fin de año

A veces, para nosotras las mujeres, la frase “ya viene la navidad” significa una cantidad de cosas buenas, pero también un montón de angustias.

 

Cada vez que se avecina el mes de diciembre nos debatimos entre la emoción de comenzar a decorar la casa, armar el árbol, comprar regalos bonitos para todos los que amamos y también estar a punto con todas esas “exigencias” que a veces llegan escondidas en el trineo de Papá Noel.

 

Pero ¿cuáles son esas exigencias que a veces amenazan con debilitar nuestra autoestima? Casi siempre, por andar pendientes de los zapatos nuevos y el papel de regalo para envolverlos, no somos conscientes de su presencia, pero ciertamente podemos sentir su presión sobre nuestros hombros. Es muy difícil tratar de estar a punto con todo lo que demanda de nosotras la sociedad durante las fiestas de fin de año, y a veces, por tratar de satisfacer esas exigencias perdemos nuestra autenticidad como mujeres y terminamos por no disfrutar estas celebraciones como deberíamos hacerlo: libres, tranquilas y seguras de nosotras mismas.

 

¿No les parece muy complicado que, mientras debemos asistir a un millón de cenas y eventos navideños llenos de comida deliciosa, tengamos que cuidar la figura porque debemos vernos “perfectas” en bikini para las vacaciones? Además de complicado es difícil, doloroso y casi imposible. Y si caemos en trampas como esta, entonces nuestra autoestima termina sufriendo.


Por eso esta vez vamos a aprender 3 tips de autenticidad para hacerle honor a nuestra belleza real y poder disfrutar toda la alegría de la navidad y el fin de año sin presiones que nos puedan hacer sentir preocupadas,.

 

1. No tienes que verte perfecta en vestido de baño.

¿Te encanta la cena navideña y sabes que no puedes evitar comer un poco de más en estas fechas? Tranquilízate. No exageres, pero tampoco te prives del placer de los banquetes de fin de año. Si no quieres hacer dieta no importa, igual siempre puedes elegir un vestido de baño que resalte tu figura aunque estés con unos kilitos de más. No estás obligada a llevar el bikini más pequeño y recuerda que sin importar qué decidas ponerte, lo que realmente cuenta es que goces tus vacaciones cada segundo con la mejor actitud. Esa es la mejor manera de verte hermosa este fin de año.

 

2. No tienes que tener el mejor vestido de la fiesta.

Sabemos que te encantan las tendencias en vestidos y zapatos que están en auge para las fiestas de fin de año. Pero también sabemos que a veces son tantos los gastos durante la navidad, que no te dan las cuentas para comprarte ese outfit que viste en la revista de modas. Lo mejor que puedes hacer es pensar que nadie está esperando que seas la diva más diva de la noche, o que tengas el mejor vestido de la fiesta, pues quienes realmente te aman solo esperan disfrutar de tu sonrisa, de tu gran corazón y de tu buen humor durante las fiestas de navidad. Por eso libérate de esa presión de tener que ser la mejor vestida. Lo más importante es que, por encima de la pinta, la que brille siempre sea tu autenticidad.

 

3. No tienes que quedar bien con todo el mundo.

A veces son demasiadas las invitaciones a eventos de navidad. Que una cena de amigos, que una tarde de regalos con tus tías, que una reunión de fin de año con tus ex colegas y así la lista podría seguir eternamente. Y tú, por tratar de cumplirle las citas a todos terminas muy cansada, ocupada preparando cosas para cada invitación y al final te quedas sin hacer cosas importantes, como cuidarte y ocuparte de ti. Tienes que entender que no puedes quedarle bien a todo el planeta y que nada va a pasar si faltas a alguna de esas citas. No es necesario inventar mentiras para no ir, simplemente puedes ser honesta y decir que estás ocupada con tus asuntos. La honestidad siempre funciona y aunque no puedas ir a un evento, te hará quedar como una reina.