¿Cuántas veces te has sentido juzgada por tu cuerpo?

¿Cuántas veces te has sentido juzgada por tu cuerpo?


No alcanza nuestra memoria para saberlo, es más, muchas veces pasamos por alto comentarios, miradas, gestos y sugerencias que sin saberlo hacen parte del rechazo a quienes somos por nuestra apariencia y la forma de nuestro cuerpo. Varias de esas situaciones hacen parte de la cotidianidad y en muchos casos de parte de personas cercanas a nosotras, pero ¿Cuántas veces te has juzgado tú? Debemos empezar a construir nuestra confianza nosotras mismas. Todas somos hermosas, con bellezas diferentes que hace que cada una tenga algo especial, no te dejes afectar de los comentarios de los demás. Empieza por blindarte confianza y seguridad para que esos comentarios sigan de largo sin afectarte, hazlo en estas situaciones que muy probablemente te han hecho dudar de tu belleza.

  • 1

    Comprando ropa.

    Vez algo lindo, te encanta. Corre y míralo, corre al vestidor y mídetelo con confianza, no temas pedir una talla más o salir a verte al espejo. Tú decides si es para ti o no. La ropa no escoge quien la usa, nosotras sí.

     

  • 2

    Al moverte


    El movimiento es vida, así que no sientas pena por correr, saltar o bailar. Disfruta cada paso que das, hazlo delante de quien estés, disfruta la alegría que te da tu cuerpo al desplazarte por el mundo.

     

  • 3

    Al querer disfrutar el sol

    No temas salir y disfrutarlo sin pensar en lo que los demás piensan de tu figura, nadie tiene poder sobre ti. Así que usa esas prendas que dejan entrar el sol a nuestro cuerpo y siéntete bella.

  • 4

    Posar ante el mundo

    ¡Que vivan los recuerdos! Piérdele el miedo a la cámara, si estás viviendo un buen momento no dudes en tomarte un foto. Siéntete segura de ti y de lo linda que eres, eso que sientes es lo que finalmente se reflejará.

     

  • 5

    Sobresalir

    Tu fuerza está en lo que eres y en lo que haces, no en cómo eres físicamente. Nunca pierdas la oportunidad de destacarte ante los demás por pensar que los demás te van a juzgar por tu figura. Siempre ve adelante orgullosa de ti y de tu cuerpo.