Confianza para papás primerizos

Confianza para papás primerizos

Ser padre por primera vez es una experiencia maravillosa que debes vivir al máximo, puede que te resulte extraño y te invadas de muchas sensaciones debido a la incertidumbre de no saber cómo va a resultar; nervios, miedo, ansiedad o estrés son muchas de las cosas que puedes sentir, pero no te preocupes, con mantener un pensamiento positivo y siendo optimista irás controlando cada situación a medida que pasa el tiempo.

 

Mientras llega el tan esperado día interioriza lo siguiente.

  • 1

    Confía en ti 

    Aunque no lo creas nadie puede hacerlo mejor que tú, llénate de confianza y cree en tus capacidades y en todo el amor que hará que seas la mamá que tu bebé merece.

     

  • 2

    Hazle caso a la intuición


    Aunque seas una mamá primeriza debes saber que una parte instintiva se despertará en ti inmediatamente tengas en brazos a tu bebé, de hecho, hasta en la etapa del embarazo la has venido sintiendo, así que hazle caso a ese sexto sentido que solo tú puedes desarrollar ya que eres quien más conoce a tu bebé.

  • 3

    Experimentando aprendes

    Ser mamá no se compara con nada, pero muchas de las cosas que necesitas saber van a ser parte de tu rutina de aquí en adelante, así que la mejor forma de aprender es experimentando. Arriesgarte a intentarlo todo y nunca dejes de hacer algo por miedo a hacerlo mal, cada vez que practicas, descubres algo nuevo de ser mamá.

     

  • 4

    No te preocupes de más 

    Sabemos que te desborda la idea de todo lo nuevo a lo que te vas a enfrentar, pero asúmelo con tranquilidad y gózate esta experiencia, en ocasiones el exceso de preocupación hace lo contrario por nosotros, nos hace perder perspectiva y sentido común. No te adelantes a las situaciones.

     

  • 5

    Guíate, no te sometas

    Es bueno documentarse y recibir consejos de personas que tengan experiencia, pero no caigas en el error de preocuparte por seguirlos todos y hacerlos al pie de la letra, esto puede ser muy abrumador al sentir que no te funciona lo que te dicen los demás, recibe con buena voluntad los consejos, pero recuerda que tú misma irás creando tu propio método para todo lo que necesite tu bebé.