Las adolescentes y la amistad: las chicas nos hablan de la importancia de las amistades

Las adolescentes y la amistad: las chicas nos hablan de la importancia de las amistades

¿Qué ocurre entre tu hija y sus amigas? ¿Qué se dicen por mensaje de texto? Para conocer la verdad desde adentro, hablamos con chicas de todo el mundo sobre lo que consideran más importante: sus relaciones de amistad.

Lo que las chicas dicen sobre el significado de la amistad

"Mis amigas son muy, muy importantes para mí. Para ser honesta, no puedo imaginar mi vida sin ellas. Son mi apoyo y una gran parte de mi vida diaria. ¿Por qué me importan tanto? Bueno, supongo que porque sé que siempre puedo contar con ellas para alegrarme. Siempre están ahí y son muy divertidas.

Hablamos de todo tipo de cosas todo el tiempo. Hablamos de la escuela, de los maestros y de las cosas divertidas que nos pasan. Últimamente hemos empezado a hablar más de chicos. Hay un chico que me gusta. Mi mamá sabe que hay 'alguien', pero mis amigas saben exactamente quién es".

Eleanor, 13 años, Estados Unidos*

"Hasta los 10 años tuve muchos amigas, pero no eran lo más importante en mi vida. Luego, cuando entré a la secundaria, se volvieron las personas más cercanas a mí. Digo, todavía tengo una relación cercana con mi mamá, y ella es la persona a la que recurriría si tuviera un problema realmente grave. Pero con mis amigas hablo de las cosas que pasan todos los días."

"Mis papás están muy ocupados, y cuando les cuento de un examen que voy a tener en la escuela, no significa lo mismo para ellos como para mis amigas. Si digo que no he estudiado lo suficiente, mi mamá dice: 'Ay, bueno. Haz tu mejor esfuerzo'. Pero mi amiga entiende lo preocupada que estoy, sabe que probablemente he repasado los temas un montón de veces, pero igual temo que no sea suficiente. Creo que mis amigas llevan la misma vida que yo, y eso es lo que las hace tan importantes".

Jessie, 14 años, México

"Tengo cinco mejores amigas: tres de ellas fueron a la primaria conmigo, y a dos las conocí en la secundaria. Son las personas más cercanas a mí después de mis papás; mi única hermana tiene 24 años, es mucho más grande que yo y su vida es muy diferente. Mis amigas son como mis hermanas. La mayoría de las veces ellas van a mi casa o yo voy a casa de alguna de ellas. Por lo regular, los fines de semana nos quedamos todas en casa de alguna de las cinco.

Mis papás casi consideran que mis amigas son sus otras hijas, y yo me siento como una hija más en las casas de mis amigas. Es algo muy especial, y no creo que ningún chico que conozco tenga un vínculo tan fuerte con sus amigos hombres. 

Hablamos literalmente de todo, pero sobre todo de lo que está pasando en nuestras casas, de la gente famosa que nos interesa y de las bandas que nos gustan. Es todo muy lindo, hasta que hay una diferencia de opiniones, y entonces: ¡pum! Me pongo muy triste. No puedo concentrarme en la escuela ni en ninguna otra cosa hasta que arreglemos el problema".

Isabella, 14 años, Brasil

"Cuando entras a secundaria, se trata de encontrar a tu grupo; esa gente con la que realmente te identificas y te sientes como en casa. Entonces, cuando llego a la escuela en la mañana, lo primero que hago es buscarlas. Somos cinco en total: dos fuimos juntas a una primaria, y las otras tres a otra. Me llevo con chicas de otros grupos, y no estamos en guerra con ellas ni nada, pero ellas cinco son a las que más quiero ver y con las que quiero pasar más tiempo.

A todas nos gusta vestirnos igual. Cada mañana, mientras nos vestimos, alguna manda un mensaje a todas las demás diciendo 'Hoy me pondré bermudas' o 'Me puse pantalones largos'. De ese modo, todas llegamos usando lo mismo".

Evie, 13 años, Australia.

"Cada persona en el grupo tiene un rol distinto: yo soy la conciliadora, y las demás acuden a mí si hay una pelea. Otra puede ser la graciosa o la lista. Si alguna deja el grupo, debemos buscar alguien más que asuma ese papel, o las demás tenemos que cambiar un poco. Siempre se necesita una persona que sea graciosa o alguien que resuelva pleitos".

Issy, 11 años, Reino Unido

¿Por qué las amigas son tan importantes para las adolescentes?

A partir de lo que dicen las chicas con las que hablamos, resalta el hecho de que las amistades son fundamentales en su vida. A esa edad suelen formar vínculos muy estrechos con tres, cuatro o cinco niñas, y a su alrededor se forman otros grupos de chicas.

Las familias y los padres siguen siendo importantes, pero las amigas son las personas con quienes comparten las experiencias de su día a día. 

No es sólo una fase, sino una necesidad biológica. Los cambios hormonales que atraviesan desatan sus habilidades sociales y el "anhelo" de seguridad que conlleva la amistad femenina.

Mantener las amistades es fundamental para la imagen propia de las chicas y el éxito que creen alcanzar.

Como padres, es importante no menospreciar la relación de tu hija con sus amigas. No digas que el tiempo que pasa con sus amigas no es importante. Tampoco te quejes de la cantidad de tiempo que pasa con ellas o de la frecuencia con la que hablan cuando no están juntas.

Es posible que a veces debas corregir a tu hija (por ejemplo, si envía mensajes de texto durante la cena). Pero debes tener en cuenta que estar conectada es esencial en su mundo.

Las chicas y sus amistades: la opinión de los expertos

La Dra. JoAnn Deak, psicóloga que ha escrito en numerosas ocasiones sobre las niñas y su desarrollo, dice que mientras los padres califican las relaciones de sus hijas con sus amigas adolescentes como "abrumadoras", las niñas tienden a considerarlas "esenciales".

Algunos expertos denominan a estos grupos de amigas "pandillas" o "tribus", pero la Dra. Deak llama a esta etapa "la metamorfosis en mariposa". Hasta ese momento, las niñas habían estado refugiadas en su relación familiar, en una especie de capullo. Al alcanzar la adolescencia, rompen dicho capullo. Es emocionante, pero también aterrador e inseguro.

Según ella, en esta etapa, las alas de las niñas son frágiles y suaves aún, y para protegerse se rodean de otras mariposas recién salidas del capullo. Se agrupan y necesitan actuar, hablar y verse parecidas porque eso les proporciona un camuflaje protector", afirma.

Nuestra propia experta, la Dra. Tara Cousineau dice: "Las niñas y adolescentes son inherentemente sociables. Manejan el estrés a través de una estrategia de 'cuidado y amistad'. Es una estrategia de supervivencia, en especial para las mujeres, que se suma a los instintos naturales de pelea o huida que todos los humanos poseen. Esta es otra lente a través de la cual observar las tribus de jovencitas. Para muchas de ellas, ser aceptadas por un grupo es una forma de proteger su autoestima, sobre todo en los primeros años más vulnerables de la adolescencia".

*Con el fin de proteger su privacidad, hemos cambiado los nombres de las personas cuyas historias relatamos en estas páginas. Pero sus historias son verdaderas.

Siguientes pasos

  • No desestimes los problemas con sus amistades. Para tu hija son fundamentales, así que respétalo
  • Si desea compartirlos contigo, escúchala activamente cuando te hable de lo que le preocupa en cuanto a sus amistades o relaciones. Hazle preguntas abiertas para poder entender cómo se siente en realidad. No trates de guiarla, pero aconséjala sobre lo mejor que puede hacer
  • Puede parecerte que a tu hija ya no le importan los momentos en familia, pero tú sabes que son esenciales, así que dedica tiempo a estar juntas. Organiza eventos y salidas que puedan disfrutar en familia, e intenta equilibrarlos con el tiempo que tu hija pasa con sus amigas