primer-día-jardín

Tu pequeño por primera vez en el jardín ¿cómo manejarlo?

Cómo ha de suponerse una de los retos más difíciles para los padres durante la crianza de sus hijos es el momento en que tienen que elegir y dejar a su pequeño en el jardín por primera vez, sin mencionar si se trata de su primer hijo. Este proceso de separación como es natural resulta un poco más difícil para las mamás, pues como madres llevamos a nuestros hijos por 9 meses en nuestro vientre y seguido a ello cuidamos, alimentamos y mimamos de ellos cada instante, lo que hace que sin querer nuestros pequeños se sientan en una especie de burbuja donde nosotras la rodeamos y sin mencionar que en nosotras causa ese instinto protector que nos puede poner un poquito paranoicas con su cuidado, cosa que es muy normal, lo importante de esto es que el lazo que se forma entre tú y tu pequeño es una conexión única en el universo.

Pero como todo debemos comprender y adaptarnos a la evolución y cambio que van viviendo nuestros pequeños, por eso debemos crear en ellos un lazo de confianza en ellos mismos para que al momento de esa separación que ocurre cuando lo dejas al cuidado de otra persona, dónde va a enfrentarse de cierta forma al mundo solito, no resulte tan traumática para él y dolorosa para ti.


¿Cómo hacer este momento de separación más fácil?


Lo principal es darle confianza a él, no puedes demostrar tu temor o llanto al dejarlo en su jardín, pues esto los contagiará y sentirán inmediatamente que es algo a lo que deben negarse, por el contrario, háblale de este nuevo cambio de forma entusiasta, contágialos de la alegría que va a encontrar allí al compartir con más niños, disfrutar de actividades y aprender cosas nuevas.

Por otro lado, con anterioridad llévalo a conocer su nuevo jardín, déjalo que se relacione con el espacio, así cuando llegue el día se sentirá familiarizado y con un poco más de confianza.

Nunca cometas el error de tomarlo por sorpresa dejándolo un día en el jardín sin una preparación previa, esto podría resultar bastante traumático, pues podría asumirlo como un tipo de abandono que claramente no es así, pero él al no entender razón alguna podría asumirlo así.

Puedes valerte de varias cosas para entusiasmarlo, como los nuevos útiles que va a usar, el hecho de que va a estrenar lonchera, maleta propia, los nuevos compañeritos que va a tener para jugar y en general todas esas cosas que hacen que el jardín sea una de las etapas más bonitas y estimulantes para su crecimiento.

Por último, recuerda que la conexión entre ustedes es inquebrantable, así que no te dejes llevar de la angustia, incertidumbre o temor de que algo le pueda pasar. Asume esta nueva etapa de tu pequeño como un triunfo para ti, pues esto es una evidencia del buen trabajo que has hecho con él desde que lo sentiste por primera vez en tu barriguita.