Niñas bullies: identificar los distintos tipos de bullying

Niñas bullies: identificar los distintos tipos de bullying

Es una triste realidad que la mayoría de las jóvenes será víctima de bullying en algún momento. Pero aunque niños y niñas son igualmente susceptibles a este tipo de acoso, el observador casual puede tener más problemas para notarlo en el caso de las niñas. Por eso es importante que los padres reconozcan los indicios de bullying entre niñas y que sean conscientes de sus peligros.

Comparación entre niñas bullies y niños bullies: diferentes tipos de bullying

¿Cuáles son las principales diferencias entre la forma en la que las niñas y los niños practican o experimentan el bullying?

• Sutileza. En el caso de las niñas, el acoso tiende a ser sutil. Es más probable que involucre tácticas de intimidación social —como el ostracismo, la alienación o la difusión de rumores— antes que la intimidación verbal cara a cara.

• Premeditación. Las niñas son más propensas a participar en actos de bullying o acoso premeditados. En el caso de los niños, el bullying tiende a ser más oportunista.

• Bullying psicológico o emocional. Con los varones, es más probable que haya maltrato físico. Algunos niños disfrutan el prestigio social que conlleva la participación en peleas. Las niñas son más propensas a practicar el bullying subrepticio (a escondidas) y psicológico (como herir sentimientos), en lugar de intimidar físicamente.

• Niños y niñas. Las niñas pueden sufrir bullying a manos de niños u otras niñas. En contraste, los varones son hostigados más que nada por otros varones.

Cuando el bullying es físico, los adultos tienden a reaccionar rápidamente. Con las niñas, dado que el bullying es más bien psicológico, resulta más difícil de detectar, pero es sumamente importante tomar medidas.

Tácticas de bullying social: exclusión de los grupos sociales

La Dra. Nancy Etcoff, psicóloga experta en neurociencia emocional, explica:  "En el caso de los varones, puede haber agresión física y puñetazos. Con las niñas, es una cuestión más encubierta. Aquí se trata de la reputación, de aislar a algunas personas y excluirlas del círculo social".

Esto puede debilitar mucho la confianza de las jóvenes para quienes las relaciones sociales son lo más importante, y por eso es tan eficaz desde el punto de vista de quien ejerce el acoso. Las niñas necesitan vincularse, así que cualquier cosa que obstaculice o ponga esto en riesgo es un golpe terrible.

Si a tu hija la expulsan uno o varios acosadores de su círculo social, todo lo demás en su vida perderá sentido. Puede parecerte una reacción exagerada, pero lo que tu hija más desea es ser parte de un grupo de amigas. Ella piensa que son el centro del universo y le dan sentido a su vida. 

El bullying entre niñas se enfoca en la apariencia física

Las jóvenes se preocupan mucho por adaptarse y ser aceptadas, por lo que no es de extrañar que el acoso entre niñas a menudo se concentre en las apariencias, sobre todo si la víctima se ve "diferente". Un estudio realizado en Reino Unido reveló que 56% de las niñas había sido víctima de bullying debido a su figura, su talla, su estatura o su color de cabello. 

Dado que las niñas y jovencitas están tan preocupadas por adaptarse, ser aceptadas y formar parte de un grupo social, el bullying enfocado en la apariencia puede afectarles mucho. Ciertas investigaciones revelan que ser víctima de este tipo de acoso, aunque sea con poca frecuencia, aumenta el riesgo de depresión en las chicas. En los varones, en cambio, el riesgo sólo existe si el bullying es frecuente. También se observó que las niñas víctimas de bullying tienen mayor riesgo de consumir drogas o alcohol.

Otro hallazgo desgarrador de dicha investigación británica fue que las niñas que habían sido víctimas de bullying después se negaban a creer las cosas positivas que se decían sobre ellas, en especial en cuanto a su apariencia. Ser víctima de hostigamiento escolar es devastador para la autoestima de las niñas.

Es esencial que los padres sepan qué ocurre en la vida de sus hijas. ¿Cómo se desarrollan sus amistades? ¿Son amables con otras personas y reciben de ellas la amabilidad que merecen? 

¿Amigas o "dizque-amigas"? Cómo detectar los signos de bullying

Podemos llamar "dizque-amigas" a quienes fingen darte su amistad, pero en realidad debilitan tu autoestima y confianza corporal positiva, a menudo porque carecen de confianza en sí mismas. Puede tomar tiempo darse cuenta cuando alguien que parece ser tu amiga en realidad es todo lo contrario y, quizá indirectamente, también te acosa u hostiga.

Habla con tu hija sobre los "dizque-amigos". Dile que tenga cuidado con las personas que:

• Constantemente se comparan o intentan competir todo el tiempo con ella o él

• Siempre parecen mezclar elogios con críticas

• Esparcen chismes sobre él/ella a sus espaldas

• Cancelan planes previos tan pronto les surge algo mejor

  • 1

    Valida los sentimientos de tu hija

    Tu hija o hijo tiene razón de sentirse vulnerable y triste por las burlas, gestos o comportamientos de sus compañeras, sin importar lo que parezca desde afuera. No le digas que no está pasando nada o que debería ignorarlo

  • 2

    Háblale sobre su círculo de amigas

    Si está teniendo problemas con sus amistades, anímale a encontrar una manera de mejorar la situación. Lo ideal es que aprenda a resolver las cosas por sí misma, en lugar de intervenir

  • 3

    Prepárate para tomar medidas

    Si todo lo demás falla, considera hablar con las autoridades de la escuela o hasta con los padres del niño o niña que está cometiendo el acos

  • 4

    Enséñale a mantenerse firme

    Asegúrate de que sepa que nunca debe negociar o congraciarse con un (a) bully. Explícale que, si hace lo que su acosaddor desea, es probable que la situación empeore

  • 5

    Recuérdale que los bullies son cobardes

    Enfrentar al bully suele ser la mejor manera de avanzar. Se necesita valentía, pero el éxito va acompañado de un impulso a la autoestima y un fuerte empoderamiento