¿Por qué son tan importantes las redes sociales para las jóvenes?

¿Por qué son tan importantes las redes sociales para las jóvenes?

Probablemente la diferencia más grande entre nuestra adolescencia y la de nuestras hijas sea la aparición de las redes sociales. ¿Cómo ayudamos a la juventud a usarlas de manera positiva?

Actualmente, las cosas no son tan diferentes como podríamos creer

Si te intimida el mundo de las redes sociales, quizá te ayude recordar cómo fue tu adolescencia.

¿Recuerdas cuánto te gustaba platicar con tus amigas en el camión de la escuela y en los recreos? ¿O las horas que pasabas en el teléfono de la casa (que probablemente estaba en el pasillo) hablando en voz baja, con la esperanza de que nadie escuchara tus secretos?

¿Y qué hay de cuando comprabas ropa nueva y pasabas horas probándotela frente al espejo de tu recámara para ensayar distintos "estilos"? ¿Y lo importante que era que tus amigas vieran tu ropa nueva y pensaran que era lo máximo? 

Las chicas, sin importar su generación, adoran pasar tiempo con sus amigas, compartiendo secretos y hablando de moda y amores.

Un beneficio de las redes sociales es la forma que tienen de ampliar la capacidad que tienen las personas (jóvenes y adultos) de compartir, preocuparse y comparar. También les permiten concentrarse en las cosas que siempre han sido importantes para las jóvenes: sus secretos, su imagen y sus inseguridades. No es de extrañar que las adolescentes estén entre los usuarios más activos de las redes sociales.

Efectos positivos y negativos de las redes sociales

Hay cada vez más evidencia sobre las ventajas y desventajas del uso de las redes sociales. Una investigación llevada a cabo en junio de 2012 en la Universidad de Georgia reveló que los millones de personas que ingresan a diario en los sitios de redes sociales pueden estar mejorando su autoestima en el proceso. Sentirte conectado con otras personas y tener control de cómo te ven puede tener un efecto positivo en cómo te percibes a ti misma.

Por otro lado, un estudio realizado en junio de 2013 en la Universidad de Michigan reveló que quienes publicaban con más frecuencia eran estudiantes con tendencias narcisistas que utilizaban las redes sociales para alimentar sus egos y controlar las percepciones que las otras personas tenían de ellos. Esto es algo que podría tener un impacto negativo en las niñas. 

Otro estudio de la Universidad de Flinders, en Australia, descubrió una correlación entre la cantidad de tiempo que las adolescentes pasan en Internet, la baja autoestima y la insatisfacción con su imagen corporal (aunque no puede demostrarse la relación causa-efecto). Al entrevistar a más de 1,000 chicas de secundaria, los investigadores también descubrieron que las redes sociales intensifican las conversaciones sobre el aspecto físico. 

A pesar de que 80% de las niñas que participaron en la encuesta tenían peso normal, casi la mitad (46%) no estaba satisfecha con su cuerpo. Esto sugiere que, para muchas jóvenes, las inquietudes con respecto a la imagen corporal no están relacionadas con el hecho de tener sobrepeso, sino con el hecho de no cumplir con las "normas" poco realistas que encarnan las celebridades y que, en realidad, son todo menos normales.

Estudios de la Universidad de Stanford vincularon el pasar demasiado tiempo frente a la pantalla y en redes sociales con sentimientos y experiencias negativos. Las niñas que pasan mucho tiempo en las redes sociales son menos "socialmente adaptables" y más propensas a tener amigos que sus padres consideran malas influencias.

Los padres deben conocer el potencial positivo de las redes sociales, así como sus peligros, y abordarlos de manera realista en lugar de temerosa. Esto implica hacer preguntas acertadas, ayudar a sus hijas a navegar las redes sociales y confiar en sus instintos en caso de que algo salga mal.

La importancia del tiempo de inactividad digital

"Perderse cosas” es una gran preocupación para las y los jóvenes. Algunos revisan sus redes sociales casi todo el día para asegurarse de estar siempre al tanto de lo que ocurre en su círculo social. 

No importa cuán esenciales crea tu hija que son las redes sociales, debes controlar la frecuencia con la que las usa, además de establecer reglas en el hogar. Por ejemplo, intenta disuadirle de revisarlas a partir de cierta hora o de usar el celular en la noche. De esta manera, podrá "desconectarse" antes de acostarse y dormirá lo suficiente.

Intenta entender la importancia de la tecnología en la vida de tus hijas, pero también recuérdales los beneficios de desconectarse de vez en cuando. ¿Por qué no sugieres pasar tiempo en familia sin NINGÚN tipo de dispositivo? 

Invítale a dedicar tiempo a otras actividades, como pasatiempos, deportes e interacciones cara a cara con sus amigas. Esto les recordará que las sensaciones de satisfacción, bienestar y logro pueden provenir de cosas distintas a las redes sociales, lo que fortalecerá su sentido de la identidad y la confianza que tienen en sus cualidades internas. 

Lista de acciones "¿Cómo evitar los efectos de las redes sociales en las jóvenes?"

  • 1.

    Anima a tus hijas a valorar lo real y lo que realmente importa

    Recuérdales que las redes sociales a menudo son una galería cuidadosamente editada de los mejores momentos de la vida, creada con el fin de llamar la atención. La vida real no es así

  • 2

    Habla con tus hijas sobre la diferencia entre amistad real y las amigas de redes sociales

    Pregúntales lo siguiente:

    - ¿Qué haría un(a) amiga de verdad por ti?

    - ¿Cuántos amigas realmente cercanas tienes?

    - ¿Qué hace que una amistad funcione?

    - ¿Cuáles son las características de una amistad verdadera?

    - ¿Cuál es la diferencia entre un amiga y alguien a quien conoces? - ¿Cuántas de las personas que "conoces" a través de las redes sociales son sólo conocidas y no amigas?

  • 3.

    Anímales a pensar detenidamente sobre lo que comparten en las redes sociales 

    Ayuda a tu hija o hijo a reconocer que los "amigas" o "seguidores" en las redes sociales no son necesariamente verdaderos amigas (ni siquiera conocidas) y que, por lo tanto, debe tener cuidado con lo que publica

  • 4.

    Prioriza a las buenas amistades en tu propia vida

    Sé contundente con respecto al espacio que ocupan tus amigas en tu vida. Asegúrate de que tus hijas sepan cuánto valoras a tus amigas más cercanos. Tener una red más amplia de personas conocidas es genial, pero no es lo mismo que un círculo íntimo con el que siempre puedes contar

  • 5.

    Revisa periódicamente la seguridad de tus hijos en Internet

    Además de comprobar la configuración de privacidad de todos sus perfiles de redes sociales, recuérdales que no deben compartir su nombre, dirección, fotos provocativas, detalles escolares, información de contacto de sus padres ni cualquier otra cosa que pudiera permitir a un desconocido identificarles. ¿Por qué no crean un contrato de redes sociales en el hogar que firme toda la familia?

  • 6.

    Discute con ellos la naturaleza permanente de Internet

    Ayúdalo a darse cuenta de que publicar algo en Internet implica que se quedará ahí para siempre: no puede cambiar algo una vez que lo ha compartido, incluso si en cierto momento parece que ha sido borrado