Vicki, medallista paralímpica

Cuando tenía 22 años, Vicki se miró al espejo y no se reconoció. La batalla contra el cáncer la dejó sin una pierna y con la autoestima destrozada. Sin embargo, el amor por los deportes la hizo salir de aquel pozo y ganar una medalla en los Juegos Paralímpicos de Beijing en 2008, y recuperar completamente su autoestima en el proceso.

@Dove
2017-03-24T00:00:00.000Z

Como sobreviviente de cáncer y tras la amputación de su pierna, Vicki creyó jamás volver a sentirse bella. No obstante, aprender a superar los obstáculos y transformarlos en una carrera como atleta y medallista le dio más seguridad en sí misma de la que podría haber imaginado. 

Vicki es hoy madre de dos pequeños y no deja de sorprenderse con las capacidades de su cuerpo. Sabe que la belleza es mucho más que la imagen en el espejo: se trata de cómo te tratas a ti misma, cómo te comportas con tus seres queridos y con el mundo que te rodea.

Nunca se ha sentido más bella.