Piel de bebé, que luzca saludable y suave
Piel de bebé, que luzca saludable y suave


Consejos para una piel suave y que luzca visiblemente saludable para tu bebé

Cuidar la delicada piel del bebé no es fácil para los padres primerizos. Si creés que recibis mucha información y no sabés bien por dónde empezar, no sos el único.                                        

Con más de 60 años de experiencia en el cuidado de la piel, Dove quiere ayudarte a que aprendas sobre la delicada piel de tu bebé y cómo cuidarla. Primero, quizas no sepas que es un 30% más delgada que la tuya y que pierde humectación más rápidamente. Por eso recomendamos usar productos ligeros que ofrezcan más que una limpieza suave y repongan los nutrientes esenciales. 

Te dejamos algunas sugerencias para que encuentres una rutina de cuidado de la piel que se adapte a vos y a tu bebé.

  • 1

    pH neutro.

    "El pH de la piel del bebé es más neutro que en un adulto,” explica la Dra. Zilda*, dermatóloga pediatra. “Necesita productos con un pH cercano al que tiene su piel naturalmente.” Un producto con pH neutro, como el Jabón en barra Humectación Enriquecida es ideal para bebés con piel seca. Además de estar dermatológicamente testeado, es más suave y nutritivo que un jabón común

    *Dr. Zilda Najjar Prado de Oliveira, CRM-SP 30190, Brasil

  • 2

    Limpieza suave para el baño.

    El baño puede ser un desafío: pero lo bueno es que podemos saltearnos uno cada tanto, porque los baños frecuentes puden resecar la piel del bebé. Podés usar un limpiador suave, como el Jabón Líquido de la Cabeza a los Pies Humectación Enriquecida, que remueve suavemente la suciedad y ayuda a mantener la humectación

  • 3

    Usá productos para bebés.

    En lugar de usar tu humectante, tratá de usar productos diseñados específicamente para la piel del bebé. Nuestros productos ayudan a mantener la humectación y dejan la piel del bebé suave e hidratada

  • 4

    No te olvides de la cabecita.

    Quizás tu bebé no tenga mucho pelo, pero podés lavarle el cuero cabelludo con un shampoo que aporte algo más que suavidad, como el Shampoo Humectación Enriquecida. Además de ser sin lágrimas, repone los nutrientes y mantiene la humectación esencial del cuero cabelludo desde el primer lavado