Baby Dove cuida la piel sensible del bebé
Baby Dove cuida la piel sensible del bebé


Cuidando la piel del bebé: Cuidado de pieles delicadas

La expresión ‘suave como la colita del bebé’ no es siempre es verdad: a veces no está suave, sobre todo cuando aparece la dermatitis del pañal. 

Esto sucede porque la piel del bebé no es fácil de cuidar. Es suave y delicada, y los primeros días es muy frágil mientras se adapta al mundo exterior. Además, algunos bebés tienen la piel más sensible que otros.

“La mejor manera de cuidar la piel sensible es con productos específicos para la piel del bebé,” explica la Dra. Zilda*, dermatóloga pediatra. Aprovechá los 60 años de experiencia de Dove en el cuidado de la piel y probá los productos para bebé Humectación Sensible. 

Nuestros expertos – dermatólogos y padres reales como la Dr. Zilda*– nos aconsejan cómo cuidar la delicada piel del bebé…

*Dr. Zilda Najjar Prado de Oliveira, CRM-SP 30190, Brasil

  • 1

    Mayor humectación. 

    La piel de tu bebé es más delgada que una hoja de papel y pierde humectación mucho más rápido que la tuya. Es importante usar un jabón suave para bebés, sobre todo, para que reponga la humectación de la piel

  • 2

    Limpieza suave. 

    La piel del bebé tiene un pH mayor que la del adulto, lo que la hace aún más delicada. Elegir un jabón para bebé con pH neutro, como el Jabón en Barra Humectación Enriquecida, más suave y humectante que el jabón para bebé común, ayudará a que luzca visiblemente saludable

  • 3

    Cuidado de la piel a tu medida. 

    No saber qué irrita la piel de tu bebé puede ser difícil. Dejas de comer lácteos mientras amamantás, le lavás la ropa con distintos productos, y nada. La solución puede ser cambiar al Jabón Líquido de la Cabeza a los Pies Humectación Sensible, con pH neutro. Testeado por dermatólogo y pediatra, está desarrollado especialmente para pieles sensibles

  • 4

    Palmaditas para el secado. 

    Por último, para el secado dar unas palmadas suaves es mejor para la delicada piel de tu bebé: evitá frotarlo con una toalla después del baño