Baby Dove Por qué la piel del bebé es diferente
Baby Dove Por qué la piel del bebé es diferente


6 diferencias entre la piel de tu bebé y la tuya

Con el tiempo, empezarás a saber lo que tu bebé necesita. Lo que no puede decirte es que su piel es diferente a la tuya. “La piel del bebé es más delgada y permeable (por eso las substancias penetran con mayor facilidad), pierde más agua y  en los primeros días tiene un pH muy ácido”, explica la Dra. Zilda*, dermatóloga pediatra y mamá de dos niños. “Necesita más cuidados que la de los niños más grandes o adultos.” 

Dove sabe mucho de cuidados, algo fundamental en los productos para bebés. Después de 60 años aprendiendo sobre piel, desarrollamos la línea Baby Dove, que ofrece más que suavidad y mantiene la delicada piel del bebé visiblemente saludable e hidratada. ¿En qué difiere el cuidado de la piel de tu bebé? Los expertos de Baby Dove te lo explican.

*Dr. Zilda Najjar Prado de Oliveira, CRM-SP 30190, Brasil

  • 1

    La piel del bebé tiene un pH ligeramente más alto que la de un adulto. 

    Compartir el baño es una excelente manera de estar con tu bebé, y es mejor aún si usás un jabón especial en lugar de compartir tus productos. “La delicada piel del bebé necesita sustancias más suaves que la piel de los adultos,” explica la Dra. Kirsten**, dermatóloga pediatra y mamá de una niña. “Si usás jabón, debe ser con un pH más cercano al nivel natural del de su piel,” sugiere

    **Dr. Kerstin Taniguchi Abagge, CRM-PR 12996, Brasil

  • 2

    La piel del bebé pierde humectación durante el baño. 

    Es importante mantener la humectación de la piel del bebé, ya que la pierde con mucha mayor velocidad que tu piel. Podés empezar a hacerlo con nuestro Jabón en Barra de Humectación Enriquecida, ya que es más suave y nutritivo que el jabón para bebé común

  • 3

    La piel del bebé necesita humectación constante. 

    Como la delicada piel del bebé pierde humectación tan rápidamente, es lógico que quieras que la loción lo mantenga cómodo el mayor tiempo posible

  • 4

    La colita del bebé es delicada. 

    La colita de tu bebé es más pequeña que la tuya, pero necesita más cuidados. La humedad del pañal puede hacer que la piel del bebé sea más susceptible a la irritación, y para evitarlo podés usar una crema protectora que brinde protección y alivio instantáneo

  • 5

    Sin lágrimas es mejor. 

    Tu piel es distinta a la de tu bebé, pero los ojos son iguales: pican cuando se mete un poco de jabón. Un shampoo Sin Lágrimas, testeado por oftalmólogos, como nuestro Shampoo de Humectación Enriquecida, evita este problema

  • 6

    El cuero cabelludo del bebé es sensible. 

    Tu cuero cabelludo resiste todo cuando te secás el pelo, pero el de tu bebé es muy sensible. Podés protegerlo envolviéndolo con una toalla, para que absorba la humedad y queden hermosos